Lo que tienes que saber sobre el Botox

El Botox o la Toxina Botulínica es una proteína purificada que se inyecta en pequeñas cantidades en los músculos del rostro para relajarlos y prevenir la aparición de arrugas dinámicas o suavizar las que ya existen (estáticas). Siempre debe ser aplicada por un cirujano plástico debidamente certificado por la SCCP en un centro médico autorizado, y que busque, ante todo, unos resultados naturales, saludables y armónicos.

Además de aplicaciones estéticas y para la corrección de la hiperhidrosis (exceso de sudoración), la Toxina Botulínica se emplea en otras especialidades médicas para el tratamiento de estrabismo, tics, espasmos musculares, dolor lumbar, ciertos tipos de migrañas o fibromialgia reumática.

Beneficios del tratamiento

El tratamiento con Botox permite:

  • Revitalizar y rejuvenecer la mirada de manera inmediata.
  • Relajar los músculos faciales, eliminando o atenuando las arrugas y dejando la piel distendida, tonificada y tersa.
  • Devolver la luminosidad al rostro.

Los resultados

Los resultados son visibles a los 3 días, dependiendo de cada paciente. En general, los efectos del Botox comienzan a desaparecer después de los 4 meses de su aplicación.

En la primera consulta médica gratuita el especialista realiza una valoración personalizada, examina el rostro del paciente y su expresividad, y selecciona la dosis más adecuada para aportar un efecto rejuvenecedor y armonioso sin modificar la expresión natural.

Una vez desaparecen los efectos del Botox, el músculo vuelve a su actividad normal provocando la reaparición de la arruga, pero ésta nunca estará más marcada que antes. Es más, mientras duren los efectos del tratamiento la arruga no se marcará y no se agravará, ganaremos tiempo al envejecimiento facial.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.