Es una técnica moderna que consiste en la colocación de injertos grasos delgados en distintas áreas del cuerpo, puede ser colocado en el rostro y en algunas ocasiones en los senos.

Para esta técnica utilizo unas cánulas especiales en diferentes planos en la piel para mejorar el volumen y el contorno de la cara. Sus mayores efectos se dan en la frente, en las cejas, en los surcos de las lágrimas, en la demarcación de labios y en las líneas de la mandíbula. En los senos esta aplicación la realizo en el polo superior o en toda la mama para mejorar el volumen y para este procedimiento se requiere de 2 a 3 colocaciones y en el rostro solo es necesaria una colocación.

La grasa no es absorbida por el cuerpo, pero si el paciente aumenta de peso esto se verá reflejado en el volumen del rostro o de la mama.

Es una recuperación rápida de máximo 1 semana.

Sigueme en Facebook