Aumento de Senos sin Prótesis

¿Quieres aumentar el volumen de tus senos? Obtén una forma más natural y sin prótesis con una cirugía que combina liposucción y el aumento de mamas… usando tejido autólogo que evita el riesgo de rechazo.  El aumento de senos con la propia grasa (autólogo) es una de la técnicas más revolucionarias en el mundo por sus resultados: la recuperación es mucho más rápida y la re absorción de la grasa es de apenas el 10% de la grasa.  Combina la liposucción de áreas como el abdomen y los muslos y la micro inyección en la zona del busto.   Los estudios indican que la grasa obtenida de estas zonas es la más apta, pues contiene células madre con capacidad de regenerarse en el nuevo lugar.

 Ventajas

  • Recuperación más rápida.
  • Senos con formas más naturales
  • Cicatrices casi imperceptibles
  • Al tacto totalmente natural.

Aumento de senos con la propia grasa del cuerpo

“La técnica es apropiada para mujeres que buscan un tratamiento corporal con liposucción o  abdominoplastia y que desean aumentar el volumen de la mama. Es la paciente ideal, porque la grasa obtenida es la que se  inyecta en el busto”, afirma la doctora María Isabel Cadena.  La grasa del cuerpo se ha venido utilizando con éxito para el tratamiento de secuelas de liposucción o deformidades congénitas, como microsomía hemifacial y en áreas como los glúteos, las pantorrillas, tobillos, e incluso en aquellas del rostro (rejuvenecimiento facial) como la frente, el mentón y los surcos nasogenianos, como material de relleno.

Se usa, también, en mujeres que han tenido un aumento con implantes y presentan alguna irregularidad o asimetría. En estos casos se hace un lipofilling selectivo, como dobles surcos, mamas tuberosas, ondulaciones del implante.

Estudios científicos

Los estudios más recientes en Estados Unidos y Francia han encontrado que los senos son áreas más favorecidas por la técnica, tanto por su seguridad, como por su eficacia, especialmente en aquellas mujeres que desestiman las prótesis y que quieren reducir la grasa de otras zonas del cuerpo.   “La novedosa técnica también está indicada en casos de asimetría mamaria, cuando hay más desarrollo en una mama con relación a la otra o hipertrofia. Lo mismo que para después de un embarazo, donde ha quedado un exceso de grasa y las mamas están atrofiadas”, señala la doctora Cadena.

 Según la especialista, entre las bondades del la inyección de grasa es que la mama toma un aspecto muy natural, tanto a la vista como al tacto y no deja cicatrices visibles.  Permite, además, dar volumen y la grasa se reabsorbe sólo un 10%. No hay necesidad de recambio, como ocurre con los implantes que debe hacerse cada 10 años, es decir unas tres veces en la vida de un paciente.

 “La grasa propia rejuvenece la piel, mejora la textura y además de lucir más natural, no genera riesgo de cáncer. Los equipos de mamografía actual permiten diferenciar la grasa inyectada de los tumores”, enfatiza la cirujana plástica.  Después de lograda la liposucción en la áreas específicas  (abdomen y muslos) el tejido adiposo autólogo, después de recibir un proceso especial, (centrifugado) se microinyecta en las mamas hasta lograr el volumen y la forma deseado.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.